alquileres IRPF Renta

Si vives de alquiler y tu contrato es anterior al 2015…

Si vives de alquiler y tu contrato es anterior al 1 de enero de 2015, deberías saber que en tu declaración sobre la renta de 2018 podrás seguir aplicando la deducción estatal por arrendamiento de la vivienda habitual. ¿Esto qué es?, significa que podrás aplicar una deducción en tu declaración sobre la renta que te permitirá pagar menos impuestos.

Para ello debes cumplir una serie de condiciones:

  1. La base imponible del IRPF tiene que ser inferior a 24.107,20 euros.
  2. Tienes que haber disfrutado de la deducción estatal por alquiler de vivienda en 2014 o en años anteriores.Para el resto de contribuyentes esta deducción ya no es aplicable. [LIRPF, D.T. 15ª] .

La deducción es de un 10,05% de las cantidades abonadas, y la base máxima de cara a la deducción sobre la que se puede aplicar este porcentaje es de 9.040 euros. Da igual que hayas pagado 12.000 euros a tu casero, que la base máxima a tener en cuenta será 9.040 euros.

Pero los pagos al vivir de alquiler no se restringen al alquiler puro y duro. Hay más gastos, y ahora vamos a ver cuales admite Hacienda como parte de esa base de deducción.

Pueden computarse:

  • Los alquileres satisfechos al arrendador y los gastos y tributos que correspondan satisfacer al arrendador pero que, según las condiciones del contrato, vayan a cargo del inquilino (cuotas de la comunidad, IBI…) [DGT V0110-18]

No pueden computarse:

  • Los honorarios satisfechos a la agencia inmobiliaria por sus gestiones.
  • Los relativos a suministros de la vivienda.
  • La tasa por servicios de gestión de residuos urbanos (el arrendador puede repercutir dicha tasa al arrendatario, por ser este último el sujeto pasivo). Esto no deja de ser un (entre comillas) suministro más. Tenemos la luz, el gas, el agua… Y cómo no, pues también la limpieza.
  • El coste del aval bancario que haya tenido que suscribir por exigencias del arrendador.